sábado, febrero 27, 2010

Plan B... la hecatombe

Lo único que se puede decir es que ha sido una magnífica goleada constitucional: 7 a 2, pierde el adefesio de la segunda reelección por vicios (y como dice el dicho bogotano: tiene más vicios que la reelección, jajajajaja). Una vez caída esta tremenda agresión contra la democracia colombiana, más allá del debate de si el Presidente Uribe ha hecho bien o mal su labor, está el hecho de que se estaba reformando la Constitución a medida de este gobierno y de este Presidente. Por no ir tan lejos, la primera reforma que permitió la reelección inmediata al final del primer periodo del Presidente, no tuvo en cuenta que inmediatamente se estaba desequilibrando el sistema de contrapesos constitucionales previstos para que los tres poderes mantuvieran un equilibrio saludable.

En fin, la histórica decisión de la valiente Corte Constitucional ha dado pie para que se adelanten ahora nuevas acciones judiciales en contra de los congresistas que votaron a favor del referendo reeleccionista, porque los vicios que adolecía impedía se votara; amén de que da una nueva luz del proceso de la llamada yidispolítica, con el cual la Corte Suprema de Justicia había establecido una cadena de irregularidades y delitos alrededor de la aprobación en el Congreso de la reelección inmediata a favor del Presidente Uribe en 2006; sentencia que en su momento fue el detonante para el largo enfrentamiento que aún tiene como protagonistas a la Corte Suprema y al Presidente uribe y sus más cercanos colaboradores.


No obstante, se advierte que hay que estar en guardia a una continuidad del actual mandatario, quien siempre se ha referido a que tiene el deber cívico de continuar si hay una hecatombe que le obligue a continuar frente al poder, o bajo las tesis actuales del llamado Estado de Opinión que, según el Presidente y su profeta, el pseudo intelectual José Obdulio, sería la fase superior del Estado de Derecho y su máxima expresión. Por ello, el Presidente recientemente ha expresado que se atiene a la voluntad del pueblo, dando a entender que pese a que respeta las instituciones, el mandato o la voluntad del pueblo es superior.

Y hay que estar en guardia por todos los pecados veniales y mortales en los que ha incurrido este Gobierno y sus más cercanos colaboradores:


El bochornoso espectáculo de millones de pesos, chanchullos, favores, lobby y favorcitos para poder sacar el proyecto reeleccionista, ya habla de por sí de la médula moral de esta adminsitración en particular y en nombre del pueblo (¡qué idiota es el que dijo que la voz del pueblo es la voz de Dios!)

La parapolítica que tiene a más de 80 congresistas de la bancada oficialista en la cárcel (y recientemente al primo del Presidente, el ex congresista Mario Uribe);
La falacia de la Seguridad Democrática vendida como verdad sine qua non a las masas como si de una especie de bálsamo salvador se tratara y cuyas fallas estructurales son cada vez más y más evidentes;


El resurgimiento de los paramilitares bajo pseudonombres que implican el no reconocimiento oficial del fracaso de la desmovilización de las autodefensas como se reporta en las regiones y por organismos internacionales como la Human Rigth Watch entre otras;
Una rampante y desbordante corrupción a todo nivel del Estado embelesado en las mieles de la continuidad uribista;

El escándalo de las chuzadas del DAS que revelan toda una política soterrada de segumientos, hostigamientos, amenazas y escuchas ilegales de la policía secreta que depende directamente de Presidencia en contra de la oposición, periodistas e intelectuales;

Las amenazas en contra de los investigadores de los casos de falsos positivos, de las chuzadas del DAS y de los implicados en procesos de parapolítica;

Los irregulares subsidios del programa Agro Ingreso Seguro AIS que fue a parar a manos llenas a familias relacionadas con el Gobierno;


Los diabólicos decretos expedidos bajo la Emergencia Social decretada por el Gobierno para hacer frente a la crisis de la salud, crisis estructural producida por fallas del sistema que, paradójicamente, propuso el entonces Senador de la República Álvaro Uribe Vélez;



El discreto sistema de censura a periodistas y medios de comunicación que empezaban a salir de las marismas mentales del Estado de Opinión, donde hacen el papel de caja de resonancia aséptica del Gobierno;


Y muchos más casos de corrupción, violencia, ilegalidad y ausencia moral y ética que nos han hundido en un fango moral cada vez más y más espeso... aunque no importe si es conveniente, moral o ético mientras sea legal, según la perversa lógica oficial en la cual está bien subisidiar ricos a expensas de los más pobres. La ausencia de una política social en esta larga administración (desde Pastrana) es más que evidente...
La práctica entrega de ocho bases de nuestras Fuerzas Armadas a los contratistas y soldados del Ejército de Estados Unidos, decisión solo popular ante el fantasma de la amenaza de Chávez.

Por todo ello... ¡Gracias! Finalizó la era Uribe... Pero a Rey muerto, Rey puesto, y los alfiles autodenominados uribistas ya se abocan a la carrera final tras el preciado trono de Urib... perdón, el sillón presidencial de la Casa de Uribiñ... de Nariño.

Ojalá Dios siga teniendo misericordia de nosotros y el modelito no sea elegido de nuevo.

Prefiero la vida buena y en paz, a aquella llena de abundancia pero a cargo de mi conciencia.


OTROS ENLACES RELACIONADOS O DE INTERÉS:


No hay comentarios.: