miércoles, enero 21, 2009

La Casa Blanca cambia de Color...

La llegada de Barak Hussein Obama Hijo a la Presidencia de los Estados Unidos de América ha sucitado en muchas personas alrededor del mundo una esperanza nueva, sorprendente, predecible. Pareciera como si el color de la piel del Presidente fuera garantía de su idoenidad moral, de ética, de progresismo. ¿No será eso algo de racismo pero a la inversa? Que es interesante y revolucionario que un afrodescendiente haya llegado hasta el solio presidencial es por sí sorprendente, pero prevalece el hecho del racismo intolerante en Estados Unidos y Europa, por citar solo países del primer mundo desarrollado. Subo esta imagen a continuación que encontré en un blog interesante, No Sabe / No Opina, en la cual podemos ver el drástico contraste entre el Presidente 44º y sus predecesores.

Caricatura con el rostro de los 44 presidentes que ha tenido Estados Unidos desde George Washington (el primero a la izquierda)Algunos no han dudado en comparar a Obama con la muy querida y recordada admnistración de John F. Kennedy, otros muy realistas advierten que América del Sur perderá importancia con este nuevo gabinete entre otras cosas por el menor intervencionismo de los demócratas y por que el punto de la lucha contra las drogas se ha trasladado a México y Centro América -con el temible avance de las Maras y su alianza con en el narcotráfico. Un análisis un poco más extenso de esta situación, incluído cierto enfriamiento del protagonismo de Chávez al perder como antagonista a Bush (quien se va con la peor popularidad de un Presidente de USA en la historia) en este enlace.

De Colombia, podemos decir que el enfriamiento del proceso para suscribir el TLC con Estados Unidos (a Dios gracias) continuará así por un tiempo, debido sobre todo a los escándalos de violación de derechos humanos por parte de agentes estatales en ejecuciones extrajudiciales de civiles que se han presentado como "positivos", es decir, bajas de grupos armados ilegales -especialmente de guerrillas marxistas-, que se destapó con el lamentable caso de los jóvenes asesinados de Soacha.

Desde 2004 se han presentado ya más de 900 denuncias en este sentido, y pese a las "cortinas de humo" construídas alrededor del fenómeno de las pirámides, de la empresa DMG y de David Murcia Guzmán, esta estrategia de distraer la opinión pública ha rendido frutos solo en el concierto nacional. Lo cierto es que los demócratas han pedido revisar cuestiones de fondo del tratado en sí, sobre todo lo que tiene que ver con régimen laboral; y exigen mayores cumplimientos del país frente al tema de los derechos humanos y de aumentar sustancialmente la inversión social del Plan Colombia.

Uno de los tres afiches de la campaña Obama Presidente. El mensaje es claro: CAMBIOYa los medios están vendiendonos la idea de que el TLC no va a sufrir mayores obstáculos para la firma, que con Omaba el futuro será mejor para nosotros, que igual somos el socio estratégico más importante de toda América del Sur del gigante del Norte, que representamos la derecha en medio de gobiernos de izquierda, mejor dicho: que pese a que este nuevo gobierno estadounidense no es de la misma tendencia conservadora del saliente, tenemos que continuar pidiendo ese malsano paternalismo para continuar adelante... esa dependencia en factores y actores externos que vemos en argumentos como "en las exportaciones está el progreso de Colombia". Si eso fuera cierto, ¿Por qué no nadamos ya en riqueza, teniendo en cuenta la cantidad de "divisas" que el narcotráfico trae al país y lava en el sistema financiero pese a lo estricto de los controles? En fin...

Comulgo más con el pragmatismo que prudentemente está exhibiendo el Presidente Chávez al decir que no hay que emocionarse mucho con la ascención de Obama al cargo público más poderoso del planeta. Aunque Chávez basa su argumento diciendo que Obama es parte del "imperio" (ah, maldita jerga trasnochada mamerta), yo prefiero decir que Obama ha vencido un sistema que de entrada le exluía por su color siendo parte de ese sistema... Y que Obama, pese a su ascendencia africana, ha sido criado en Estados Unidos, es norteamericano y por ello no hay que generarse muchas expectativas sobre sus avances, que por cierto, creo van a ser muchos.

Me parece importante el cambio de la opinión pública nacional estadounidense), de pronto influida por la recesión, por la guerra en Irak y Afganistán, y por el cansancio de un gobierno paranoíco conservador que basó todas sus decisiones sobre la premisa de la Seguridad Nacional (equivale a decir para nosotros ¿Seguridad Democrática?); así como la dignificación y reconocimiento que se está realizando a las personas afrodescendientes en todo el mundo... aunque parezca muy hipócrita que muchas delegaciones mundiales que asistieron a la posesión de Obama hayan estado compuestas de afordescendientes, caso la delegación colombiana, cuando en nuestro país la participación de los negros es mínima y hasta hace poco se nombró como Ministra de Cultura a Paula Marcela Moreno, una mujer negra, más como guiño a la campaña del entonces candidato Obama (que las encuestas ya señalaban como ganador) que como un real y completo reconocimiento a las capacidades de la Ministra... y de hecho (dicho sea de paso), el ministerio de cultura es el menos relevante políticamente.

En fin, para bien o para mal Obama es ahora en el imaginario popular de todo el mundo (¡Increíble el entusiasmo!) una especie de superhéroe, que con la capa del "imperio", la chistera del Tío Sam, la Biblia del Honrado Abe (su personaje favorito, por cierto) y armado con los verdes, saldrá volando por la ventana de la Oficina Oval a luchar por la justicia social de las poblaciones más pobres del planeta...

Fotomontaje. Nótese el color gris de la bandera de Estados Unidos, así como la 'O' en el pecho del superhéroe: ¡Súper Obama ha nacido!Bienvenida la era Obama... Ya circula un chiste en mi país sobre la posesión de Obama:
¿Si sabes que el Presidente Obama va a pintar la Casa Blanca de azul? Es que quiere que también sea de color..."

Y para celebrarlo, termino con una frase que escuché y creo resume el sentir mundial al respecto:

Muchos esperaron por horas para ver la posesión del Presidente Obama...
...Muchos esperaron años para ver llegar a un negro a la Oficina Oval...
....Muchos esperaron toda una vida (o dieron la propia) para ver a un negro triunfando en la tierra de las oportunidades...
...Y millones más murieron sin jamás poder ver realidad ese sueño.

2 comentarios:

Pablo S. Herrero dijo...

Excelente texto, comprendo el escepticismo (de la forma que puede entenderlo quien no conoce demasiado el contexto)y ese guiño afín por el nuevo presidente. ¿Será verdad que comienza la era de la sensatez? ¿Que ya estamos en el S. XXI?

Altayre dijo...

Pues no sé qué decirte, Pablo, solamente que las últimas decisiones tomadas por el Presidente de USA han sido radicales, muy afines al humanismo librepensador de la izquierda progresista europea, lo cual da mucha esperanza. En todo caso, no se puede subestimar el poder económico y político de los republicanos, ¿Hasta qúé grado podrían torpedear el proceso? Gracias por visitarme, soy seguidor de tu excelente trabajo. Un abrazo desde Colombia, afectuosamente.