viernes, septiembre 12, 2008

¡La música llanera en los Grammy, pariente!

El deseado premio GrammyPues no faltaba más, cuña'o. En un país donde solo nos voltean a ver por nEl cantautor poreño Walter Silvauestro petróleo y por los escándalos de la parapolítica, hay que destacar que en el ámbito internacional dos de nuestros El famoso cantautor Orlando El Cholo Valderramaartistas criollos más representativos han sido postulados al Grammy Latino en la categoría "Mejor álbum folclórico". Se trata, cómo no, de los cantautores el poreño Walter Silva por su álbum "20 Éxitos", y el sogamoseño pero muy criollo Orlando "El Cholo" Valderrama por su álbum "Caballo!". Ambos artistas llaneros fueron inscritos por el sello discográfico Vibra Music Entertaiment.

Ojalá esta noticia que nos llena de orgullo a los llaneros, sirva también para que el público a nivel nacional nos Promocional del adefesio televisivo de La Dama de Troya"descubra", ya que para ellos somos totalmente invisibles y tienen un imaginario sobre nuestra cultura más parecido al mito del "macho" mexicano y al del salvaje oeste del "western", tal como el esperpento televisivo "La Dama de Troya" recoje en su patética presentación (sin mencionar mediocres antecedentes en la televisión nacional como "La Potra Zaina"). Otro claro ejemplo de este desconocimiento se puede ver en los dos últimos deprimentes "realitis" que están dando candela en la TV: "El desafío: la guerra de las regiones" y el prematuramente acabado por falta de raiting suficiente "Se busca intérprete", en donde brillaron por su ausencia representantes de nuestra cultura y folclor.

¡No joche, cuña'o! Vivimos en los llanos de Colombia, y estamos ubicados al oriente del país, donde compartimos con Venezuela la cultura llanera, nacida de la amalgama entre los colonos europeos y las culturas indígenas nativas de estas infinitas sabanas. El llano se extienden sin Panorámica del extenso llano, donde el cielo besa al cielo en un abrazo majestuoso...interrupción hasta toparse con la majestuosidad del antiguo Macizo Guyanés. Es el orgullo de nuestra raza, de nuestra bravía y valía lo que nos mantiene generosos y optimistas guerreando nuestro futuro. Por que a pesar de nuestras grandes contribuciones a la independencia de Suramérica, antes de estas guerras y después el Gobierno central nos ha mantenido en un crónico olvido, interrumpido por breves lapsos en los cuales llamamos la atención del país nacional debido a nuestras riquezas naturales: ganado, plumas, caucho, pieles de babillas, y ahora el petróleo.

El momento de mayor gloria de nuestra cultura, tal y como la tenemos representada en nuestros imaginarios, se pueden encontrar en nuestra participación en la campaña libertadora que lideró Las ondas del río Meta iluminadas durante el crepúsculoBolívar en Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia; en donde la valentía, el arrojo y la generosidad de los corazones llaneros se lucieron apoyando las armas de la República para expulsar al invasor español. El compromiso del fuego patriota en los pechos llaneros se demuestra en que afrontaron el paso de la cordillera con las ropas de faena propias de tierra caliente, por lo que el enemigo asombrado nombraría a los soldados libertadores como "los descamisados de la libertad"; o como se puede observar en el famoso informe que el general José María Barreiro enviara al Virrey Sámano desde los molinos de Tápaga, Boyacá, en junio de 1819, a vísperas de ser capturado deshonrosamente:
Los enemigos están enteramente en cueros, de modo que me asombro como pueden resistir los rigores de la estación; por lo demás, puedo asegurar a Vuestra Excelencia que no son tan despreciables y que se sostienen al fuego con bastante audacia"
La mítica carga de caballería de los 14 lanceros bajo el mando del Coronel Juan José Rondón en la batalla del Pantano de Vargas el 25 de julio de 1819, que convirtió una derrota inminente en Escultura conmemorativa a la hazaña de la carga de los lanceros en el Pantano de Vargas"una victoria de epopeya" en palabras del Licenciado y historiador yopaleño Publio Pérez, arropó a los llanos en la gloria, ya que en esta acción se destacaron los siete llaneros que la conformaban y que "peleaban como demonios" (coronel español Juan Tolré) "... pues diez llaneros eran capaces de acometer a 100 soldados" (general Santader). El grupo de lanceros había estado hacía poco bajo el mando del "negro" Ramón Nonato Pérez, triniteño terror de los españoles por el hábil manejo de la lanza, quien en esa fecha por motivos de salud había sido retirado del mando de la unidad.

Nuestro imaginario está rebosante de imágenes de extensos hatos ganaSabana y ganado criollo, parientederos con su casa grande al fondo, toros pifiando sobre los médanos de arena en la sabana, de bosques de galería, de ríos y caños indomables, de desayunos en la madrugada antes de la faena de llano, de vaquerías, de rodeos, de madrinas de ganado, de caballos machiros y corcoveadores; de hombres valientes, fieros y solitarios viajando a través de la infinita llanura enamorando mujeres a su paso, copleando con ingenio y trabajando rudamente para que su familia pudiese tener un sitio propio bajo el sol...

Escena de trabajo de llano, durante la marca de reses en los corrales

En Orlando "El Cholo" Valderrama encontramos la exaltación, Orlando el Cholo Valderramaañoranza y narración de esa época y momento que, a causa de la modernización actual, está quedando atrás y transformando nuestra cultura -sobre todo después de 1990. La carrera del Cholo inició oficialmente en 1978 con el lanzamiento de su primer disco "Quitarresuellos No. 2", pero ya antes había hecho sus pinitos cantando los éxitos de moda en su juventud parrandera en San Luis de Palenque, mientras alternaba con su labor en la finca paterna, y luego incursionando en concursos de música llanera de los cuales salió bien librado. Su ingenio prodigioso le ha llevado a componer joropos recios y pasajes nostálgicos, de los que podemos recordar "Quitarresuellos No. 2" que aún es un éxito; "Llanero sí soy llanero" (1994), una semblanza de la esencia de un hombre bien criollo, así como su reciente éxito "El Llanerazo" (2006); o el alegre "Flor de Cayena", el romántico "Muchacha, cuánto te quiero" (1992) y un largo etcétera de más de quince álbumes de su larga carrera musical (ver su biografía oficial).

Con Walter Silva tenemos el nuevo llanero, adaptado a la vida de la ciudad sin ser un patiquín remilgoso, en donde la ruda vida de llano se encuentra con la agitada vida urbana. Recuerdo cuando llegó a estudiar en el Braulio González en Yopal, por esa época era muy tímido y empezaba sus primeras salidas sociales en la zona rosa en el centro, cuando lo más popular era ir a la "Tienda del Taita"Walter Silva, aprovechando el inesperado éxito de su primer trabajo "Dónde andará mi muchacha" por allá en 1995. De esas excursiones nocturnas conocería a su ex esposa, la "mona" Shirley, que en aquellas épocas salía de correrías con nosotros en plena efervescencia del boom petrolero. Walter tendría un hijo con ella.


Lo malo fue que Walter se creció un poco, pariente, y después del éxito de la mayoría de las canciones de su primer trabajo discográfico, se dedicó poco a componer y por un buen tiempo sus problemas amorosos y el manejo de sus ingresos le llevaron a aparentar lo que no tenía y a ganarse fama de picado. Antes de su regreso triunfal al ruedo en 2002, compuso unas canciones que dejaron un mal sabor en la boca de sus seguidores, las cuales compiló en dos álbumes. Se nota en estos álbumes cierto desdén por parte del artista al componer, y un desfase entre su mensaje, sus emociones y su creatividad. Lo rescatable de este negro periodo es que se nota que Walter experimenta entre sus raíces musicales y las nuevas realidades vivenciales de un llanero, por lo que alcanza una madurez creativa que se nota en sus trabajos posteriores. (Ver reseña biográfica).


Panorámica aérea de la cúpula del Toyota Center de HoustonEn fin, tocará ver como les va a estos dos cantautores en el Grammy este próximo 13 de noviembre en el Toyota Center, ubicado en la ciudad de Houston. Los otros álbumes postulados en la categoría de "Mejor álbum folclórico" son: "Mil Caminos" de la artista Damaris, "Terra" de Mariza, y "Zamba Malató" de Perú Negro.

Cabe destacar que Colombia compite además Juan Esteban Aristizabal Juanesen 20 de las 47 categorías que conforman los Grammy, aunque la prensa nacional no registró ampliamente la postulación de El Cholo ni de Walter, a exepción de algunos portales web en donde le dedican un par de líneas. En efecto, la nota periodística ha girado alrededor de las postulaciones de destacados artistas nacionales como Juanes, Fonseca, Adriana Lucía, Gusi y Beto, Cabas y la honrosa mención de la Orquesta Filarmónica de Bogotá. A pesar del orgullo que nos llena por que somos colombianos, nos entristece que una noticia tan importante para nuestro folclor llanero pase desapercibida de semejante forma... en fin, como decía antes, es una muestra más del ostracismo en que el país nacional nos tiene...

Enlaces relacionados:

Noticias de la postulación al Grammy:


Sobre Orlando "El Cholo" Valderrama:

Vea la letra y escuche la canción ¡Caballo!, sencillo promocional del álbum del mismo nombre

Sobre Walter Silva:

Escuche la canción "Ríos de trago", sencillo éxito indiscutible de su álbum "Llanero a pulso"
Escuche la canción "Ya no le camino más", sencillo éxito arrollador del álbum "20 éxitos"
El sitio oficial de Walter Silva (aparentemente en construcción)

De la campaña libertadora:

En la Biblioteca Luis Angel Arango: Crónica de la participación Casanareña, y reseña histórica

Otros:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

oiga que bien por mi MUSICA LLANERA y en realidad me siento orgulloso de ser LLANERO NATO....... MUY PRONTO PRESENTARE MI NUEVO PROYECTO PARA LA DIFUCION DE LA MUSICA LANERA EN EL MUNDO.......

Altayre dijo...

Sí Anónimo, es un motivo de orgullo. Te agradezco tu visita y espero ser uno de los primeros en conocer ese proyecto del que hablas. Saludos.

Anónimo dijo...

yo no soy llanero soy de el norte de el valle pero toda mi familia vive en el llano en diferentes partes, en el casanare y en el meta, me encanta el llano y considero que es la mejor tierra del mundo, por sus gentes amables y serviciales, por esa magia que se siente cuando sale del tunel en la entrada de villavo, el valle es muy lindo pero al lado del llano se queda pequeñito, lo que ud dice es la verdad a el llano solo lo miran porque produce petroleo y por el ganado no mas, y a el folclor llanero no le dan la importancia que este se merece pues es algo tan propio como el vallenato o la guasca, es mas hermoso porque no se dedican solo a un despecho si no que el llanero le canta a todo lo hermoso de su llano... yo siempre he defendido la musica llanera, el llano y lo he difundido por donde puedo porque me parece que es tan nuestro y que lo tenemos que sacar a relucir, por cierto la foto de el paisaje si no estoy mal es cerca a san isidro de chichimene? sacame de la duda

Altayre dijo...

Hola, Anónimo. Gracias por tu comentario solidario, tan sincero y sobre todo tan exhultante en orgullo y admiración por el folclor de mi tierra. De verdad, muchísimas gracias.

En cuanto a la foto no sé a cuál te refieras exactamente, pero te puedo comentar que las de los canta-autores las tomé de los sitios web de ellos (Walter y Cholo), y las de paisajes de arriba hacia abajo son: *una panorámica de Aguazul desde la cuchilla del Zorro, *atardecer en el Meta cerca de la desembocadura con el río Casanare, *una pequeña madrina de ganado al lado de la carretera hacia Orocué, y *faena de trabajo de llano en una finca rumbo a Aguazul.

Las fotos tenían leyendas flotantes que se podían ver cuando se ponía el puntero del mouse sobre ellas, estuve intentando actualizar la plantilla de mi blog pero perdí algunas personalizaciones, entre ellas, esa característica; y no he tenido tiempo para reescribir la propiedad ALT de las fotos en el HTLM.

Siéntete bienvenido cada vez que vengas por aquí a visitar este blog, te invito también a que revises el otro que escribo, dentro de poco lo estaré modificando de manera interesante.

¡Un abrazo bien llanero desde Casanare, pariente!