lunes, julio 28, 2008

Yo soy otro

Dirección y guión: Oscar Campo Hurtado
País: Colombia
Año: 2005
Género: Ficción, thriller
Protagonistas: Héctor García, Jenny Navarrete, Patricia Castañeda, Miguel Ángel Giraldo y Ramsés Ramos.
Producción General: Maritza Rincón
Producción ejecutiva: Alina Hleap Borrero (Productora El Rey, 2004)
Producción: Enic Producciones, EFE-X Cine, Jaguar Films
Música: Alejandro Ramírez, Juan Pablo Carrascal & su grupo La Fábrica, y la banda Superlitio
Director de fotografía: Juan Cristobal Cobo
Director de cámaras: Oscar Bernal
Efectos especiales: Miguel Ángel Guzmán
Distribuidora nacional: Babilla Ciné
Distribuidora internacional: One Eyed Films
Duración: 80 minutos

Eres un joven profesional lleno de ambiciones y expectativas... como es natural en este amado país, en cuanto ganas un sueldo más o menos aceptable (aunque para la mayoría se trataría de un sueldo de fábula) empiezas a dar rienda suelta a tus deseos, sin más freno que el cupo de la tarjeta, al típico sueño de nuevo riquismo al que El Patrón nos acostumbró en el Reino del Sagrado Corazón.

Cuando estamos en el tren del sexo, la droga y la rumba hasta que la platica aguanta, la realidad social deprimente de nuestro país descompuesto parece tan lejana como Moscú de Nueva York... hasta que el agudo golpe de la realidad nos devuelve nuestros sentidos, y llega la hora de llorar el tiempo perdido y de -claro- hecharle la culpa a los demás de nuestras injustas desventuras.

Pero, ¿Qué decir sobre una enfermedad tan extraña que oficialmente no existe, y que es propia de las selvas del Amazonas? La aterradora liptomiasis, de la cual solo hay documentados 30 casos en el mundo, y todos en Colombia, ha afectado a soldados, guerrillos y paras por igual, y en menos de 36 horas conduce a la muerte del portador.

Así es el día en que el ingeniero José González despierta con un sarpullido en el vientre, que tanto él como su engañada novia creen causado por una venérea adquirida por el promiscuo José en alguna de sus rumbas sin control, pero que el dictamen médico en la Clínica del Occidente de Cali señala como letal. El virus de la liptomiasis, silencioso pero letal, ha cobrado una nueva víctima. José, como cualquier otra persona sin Dios y sin esperanza, introduce el cañón de un revólver 38 en su boca para quitarse la vida antes que sufrir la espantosa agonía de la extraña enfermedad, cuando la explosión de un artefacto en el barrio le saca de su ritual suicida y lo lleva al panorama desolador de la violencia que día a día -sin menos espectacularidad que hace pocos años- cobra la vida y tranquilidad de anónimos y anodinos ciudadanos.

Pero el horror hasta ahora está comenzando, pues ante los aterrados ojos de José Cali se empieza a poblar de varios José Gonzalez que, como él, son los siguientes en la lista de locura de las víctimas que el virus cobrará en las próximas horas, por lo que se encuentran comprometidos en una carrera de autodestrucción cada vez más cruel que la anterior...

Con esta, su primera opera prima, el director caleño Oscar Campo le apunta con un largometraje al espinoso y poco aceptado género de ficción en nuestro país, después de desastrosos y mediocres precedentes para la televisión como "La Dama del Pantano" de Caracol. Inicialmente bautizada "Los Otros", en 2004 ganó la convocatoria anual que el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico del Ministerio de Cultura ha implementado en la modalidad de Largometrajes, y que está cambiando radicalmente el cine en Colombia, con propuestas de excelente factura como Satanás, para no ir tan lejos. En 2006 esta misma producción ganó la convocatoria del Fondo en la modalidad Posproducción, y hasta ahora ha recibido el reconocimiento de la crítica especializada mundial en distintos eventos del cine de ficción, siendo seleccionada como mejor opera prima en el XXVI Festival Internacional de Cine Fantástico de Bruselas, el XXVIII Festival Internacional FatasPorto de Portugal y en el encuentro de Cine Fantástico PiFan de Corea del Sur.

Realizada entre junio y julio de 2005 con un presupuesto de US$900.000, la película se sitúa en el Cali de 2002, acosado por la arremetida guerrilla y el reciente y escandaloso secuestro múltiple de los once diputados de la Asamblea Departamental del Valle. En esta el director Oscar Campo intenta hacer la metáfora de una sociedad enferma, descompuesta, en la cual se matan los unos a los otros sin caer en cuenta que al final somos todos colombianos, pasajeros de este mismo barco y que sin importar lo que hagamos, compartiremos el mismo destino que le impongamos a esta nave. Campo logra transmitir este mensaje mediante el enfrentamiento fraticida de los distintos gemelos del ingeniero José Gonzalez, quienes se matan entre sí en un despliegue de crueldad y sadismo cada vez mayor al anterior; atemperado por una supuesta justicia que les mueve a cometer sus acciones.

También podemos deducir que, sin importar lo justo o no de las posiciones enfrentadas, todos somos hermanos y la crueldad de nuestros actos (no acordes a la justicia de los ideales o motivos esgrimidos) tendrán consecuencias nefastas que, al final, todos tendremos que compartir.

Es muy interesante el postulado que propone Campo al señalar el giro de los últimos tres lustros del conflicto colombiano, el cual era eminentemente rural. Pero poco a poco esta lucha ha llegado hasta la ciudad, del mismo modo que está propuesto en la película: la guerra es como ese extraño virus que del campo llegó de algún modo a la ciudad... y este virus-conflicto había sido antes propio solo de los actores de la guerra, es decir, de aquellos habitantes de la amazonía colombiana: guerilleros, paramilitares y miembros de la fuerza pública. Todos ellos afectados por el mismo destructivo mal que no distinguió matices ni ideales políticos, pero que al final les cobrará la vida en una vorágine de violencia, dolor y pauperización de los valores.
Oscar Campos es uno de los documentalistas más reconocidos del país, y es profesor de audiovisuales en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle. También es gestor y coordinador del programa documental Rastros y Rostros de Telepacífico, y de Vidas Cruzadas y En movimiento de Señal Colombia, espacios televisivos de la Universidad del Valle.

Entre sus trabajos documentales más reconocidos encontramos Un ángel subterráneo (ganador del primer premio del Festival del Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba), El proyecto del Diablo, Tiempo del miedo, Noticias de guerra (ganador del premio Planeta), Fernel Franco: escritura de luces y sombras (ganador del Premio Una ciudad que Sueña de la Cinemateca Distrital de Bogotá), Recuerdos de sangre (Premio India Catalina a Mejor Documental) e Informe sobre un mundo ciego. También realizó el cortometraje Valeria, por el que recibió el Premio del Salón Internacional de Cine de Bogotá.

Los protagonistas de la película Yo soy otro son Héctor García (El colombian dream, Satanás); Patricia Castañeda (Pecados Capitales, La Saga, La vida era en serio, Satanás), Patricia recientemente realizó la dirección de arte del cortometraje Hoguera de Andi Baiz (Quincena de realizadores, Cannes 2007); encontramos también al actor Ramsés Ramos (Cuando rompen las olas, Perder es cuestión de método) y a la actriz Jenny Navarrete (La milagrosa) con estudios en Licenciatura en Arte Teatral del Instituto Departamental de Bellas Artes, quien ha participado en montajes del Teatro Experimental de Cali.

Saludable noticia esta, no solo por el arte colombiano en el cine, sino también por el género de la ficción, tan relegado en nuestro país para la propia producción y entregado a las realizaciones extranjeras, tal y como he comentado anteriormente en este mismo blog (Lovecraft y su horror con la Sci-Fi) y en el breve artículo publicado en Alfa Eridani.

Enlaces relacionados:

Sitio oficial de la película

El director

Entrevista con Oscar Campo

La película en IMBd

Otros artículos en esterofónica y Colombiatrailer
Artículo retro: La Dama del Pantano en El Tiempo

No hay comentarios.: