viernes, junio 20, 2008

El computador de Raúl Reyes... o el falso electropositivo

A continuación publico una interesante respuesta de la Senadora Piedad Córdoba a un artículo que publicó la revista Semana, a propósito de los archivos encontrados en los computadores y discos duros encontrados en el campamento de las FARC en Ecuador. Valga aclarar que la Senadora Piedad Córdoba del partido liberal, no es exactamente de mis figuras políticas queridas. Hace un par de años, ella abanderó la lucha de los homosexuales para que pudieran contraer nupcias y, por qué no, adoptar hijos, como si se tratara de una pareja heterosexual. Y no es que sea homofóbico o algo por el estilo. Tengo amigos y amigas homosexuales y les he compartido sobre el mensaje de Cristo para sus vidas. Pero tengo muy claro que cuando Dios creó al género humano, no creó al hombre, a la mujer y al otro... En fin, que ese es otro tema, y no el que ocupa este post.

Piedad Córdoba no es santo de mi devocion, y ha hecho muchas cosas que a mi parecer no son bien vistas, como andar por el extranjero hablando mal del país. No comparto la tesis de que hablar mal del país es hablar mal del presidente Uribe, como parece ser recibidos comentarios y críticas sobre este punto. Pero hablar mal del país no es muy patriótico que digamos. Eso sí, me parece muy importante la labor por el canje humanitario que ha adelantado, independientemente de los ribetes políticos que le han intentado endilgar. Y si ha habido intenciones de beneficio personal o de apoyo a proyectos políticos del tipo chavista, debería entonces ella ser sometida al escrutinio público ante su juez natural: la Comisión de Acusaciones de la Cámara, mediante debates de altura, fondo y respeto; y no la campaña de desprestigio tan pobre en argumentos y ofensiva que se le ha montado.

Este post viene al caso, ya que hoy por la mañana en Caracol Radio mencionaban que un grupo de académicos norteamericanos le solicitaron al delegado de la Interpol en América Latina que corrigiera las declaraciones que dió cuando ese organismo internacional entregó al gobierno colombiano los resultados del análisis formal de los discos duros incautados por el Ejército Nacional en el campamento de las FARC en Ecuador. Y la solicitud se dirige a dos puntos específicos: en la declaración en rueda de prensa se dijo que con el estudio de los equipos no había duda de que estos habían estado efectivamente en un campamento de las FARC, cuando el estudio efectuado no permitía llegar a esa conclusión; y también la declaración sobre la no manipulación de los archivos electrónicos de los computadores, dicen estos académicos que el análisis efectuado no permitía técnicamente llegar a esta conclusión.

Lamentablemente, aunque he buscado en la red algo sobre esta solicitud a la Interpol, no he podido ubicarla, pero dejo aquí la inquietud. Apenas halle algo en la red, actualizo este post.


Bogotá, DC., junio 09 de 2008

Señor
Director de la Revista Semana
D. Alejandro Santos
Rubino
Ciudad.

Respetado señor Director:

Empiezo
por expresarle mi inconformidad y mi rechazo con la portada que presenta esa revista en su número 1362, bajo el interrogante "¿Deschavetada?", en cuya composición semántica y diagramación evidencia el interés por caricaturizarme de manera degradante, con el propósito adicional de suscitar pulsiones de odio instantáneas en el colectivo social. Sin duda, se atenta contra la honra, el buen nombre y la integridad de mi persona, tipología penal que usted bien conoce.

Pienso que esa carátula podría tomarse como una expresión más de la "mala leche" de mis malquerientes en ese medio, si no fuera porque se trata de la presentación de un desacostumbrado editorial cuyo contenido, cargado de adjetivos descalificadores y agresivos, afecta mi dignidad de mujer y me coloca en la mira de los homicidas de la paz.

En tal sentido dar por sentado que los "correos" subrepticiamente suministrados a Semana -y de manera selectiva a otros medios- son escritos y "firmados" por mí como "corresponsal" de las FARC, es un infundio, una atrabiliaria e injuriosa sindicación.

Debo deplorar que usted no haya tenido en cuenta el beneficio de la duda, cuando el
origen de tales "emails" es altamente sospechoso, pues la atribución de su autoría a cualquier ciudadano no sería posible sin la identidad real de las fuentes de su creación, y dado que muchas otras "pruebas" de ese mismo tenor han sido desacreditadas por los afectados, como es el caso del ministro Larrea del Ecuador o del ex ministro y precandidato presidencial Rafael Pardo Rueda.

De otra parte, debió tener en cuenta el señor director de Semana que ni siquiera la INTERPOL pudo ocultar las evidencias de manipulación de los computadores y se vio obligada a afirmar que "48.055 archivos de los computadores de "Reyes" fueron "abiertos, creados y modificados por la Policía entre el 1 y el 3 de marzo", y que "el acceso a los datos contenidos en las citadas pruebas no se ajustó a los principios reconocidos internacionalmente para el tratamiento de pruebas electrónicas por parte de los organismos encargados de la aplicación de la ley" (conclusión N° 2b, subrayado mío).

Como lo ha afirmado recientemente el investigador y columnista Pedro Medellín: "Las filtraciones de esta información en el exterior se han constituido en un medio con el que el Gobierno ha buscado forzar reacciones, cambiar escenarios, producir realinderamientos o movilizar apoyos, que con la política internacional no ha podido conseguir. Y en el país, le está sirviendo para establecer vínculos judiciales de sus opositores, que ayuden a contener el avance devastador de la parapolítica".

Es importante advertir que "la validez jurídica de las pruebas depende de su debida recepción y valoración por parte de las autoridades públicas". La cadena de custodia en su traslado no puede interrumpirse, so pena de comprometer los principios de objetividad e imparcialidad en el proceso judicial y ese reato ha quedado en evidencia. Por ello la Honorable Corte Suprema de Justicia ha reclamado de manera insistente al señor Ministro Santos la entrega de los referidos computadores, cuya negativa a atender ese llamado judicial ha empezado a interpretarse como otro de sus famosos "falsos positivos".

Niego rotundamente, de manera clara y categórica, ser la autora o inspiradora de esos "escritos" que supuestamente el general Oscar Naranjo y el ministro de Defensa Nacional Juan Manuel Santos -por cierto, su tío-, hallaron en el "computador de Raúl Reyes". Computador mágico del cual está haciendo uso inescrupuloso el gobierno del presidente Uribe Vélez y su ministro de Defensa, para liquidar políticamente a quienes nos oponemos a su ilegítimo mandato. Una cosa no puede ser algo y lo contrario al mismo tiempo, han dicho los clásicos de la lógica.

Personalidades muy sobresalientes de la sociedad civil, analistas del discurrir público nacional e internacional, así como académicos y científicos sociales, que me han hecho llegar su abrumadora solidaridad, encuentran en este desproporcionado y múltiple ataque mediático tanto a mi trabajo humanitario como a aspectos de mi personalidad, un intento de "equilibrar" con sindicaciones a la oposición legítima los dos problemas mas apremiantes que tienen en jaque la moralidad pública y la concepción democrática del gobierno Uribe Vélez, a saber: La parapolítica y la "gidispolítica", patologías cuyo origen y desarrollo tienen nombre propio y asiento en la Casa de Nariño.

La homogenización mediática en torno a la imagen del presidente Uribe Vélez y el curioso culto a la personalidad del jefe de Estado que constantemente hacen los comunicadores de los medios masivos -en medio de su estrechez analítica-, es el producto de una coacción simbólica determinada por la licitación de los canales de Televisión, de las emisoras regionales y de los contratos de pautas publicitarias millonarias con los cuales se busca engrasar los apetitos empresariales de los medios privados de comunicación, cuando no se los regaña en público para minimizar su independencia.

En un escenario como ese el pensamiento crítico y el disenso democrático son objeto de burlas, cuando no de aleves ataques. Los medios masivos en Colombia han devenido en cámaras de resonancia oficialistas desde donde se concreta la guerra simbólica que distorsiona la verdad y se crean matrices de opinión para ciudadanos sumisos.

Pero, en aras de la convivencia, yo dejaría todo de ese tamaño, así deba pagar el costo del maltrato mediático y gubernamental. No obstante lo que advierto es que en el fondo el aparato del régimen mafioso se está moviendo a toda velocidad para impedir la realización de un probable Acuerdo Humanitario y, como consecuencia, oponerse a una salida política al conflicto interno armado que padecemos desde hace sesenta años.

Entre otras cosas, porque la guerra es un negocio sumamente lucrativo para los regímenes de derecha, que se benefician con la prolongación de las confrontaciones armadas internas. Hoy el binomio Uribe-Santos se da el lujo de gastar 6.5 puntos del PIB nacional en armamento y equipamiento militar, mientras la educación, la salud y la vivienda continúan siendo carencias sustanciales de nuestros compatriotas: Mano de hierro para las necesidades sociales, corazón generoso y abundante para los mercenarios de todas las pelambres.

Estoy cierta que mi trabajo humanitario y mi pensamiento democrático y progresista, volverán a ser objeto de embestidas brutales como la del fin de semana.

Espero que no se cumpla ninguna de las dos expectativas aciagas con que usted me despide en su editorial: la disyuntiva de muerte o cárcel. Ello me impediría continuar
trabajando personalmente por la paz pero, en cambio, brotarían de la tierra miles de estudiantes, trabajadores hombres y mujeres que sabrán recoger el legado que estamos sembrando.

Su vaticinio infausto y sus deseos crueles no me arredratan ni me harán bajar la guardia. Ejerceré el mandato universitario por la paz que miles de estudiantes me han conferido en todo el país y desarrollaré las acciones que las familias de los secuestrados(as) me han encomendado. Pronto estaré de nuevo ofreciéndole resultados positivos al país.

He conquistado un espacio generoso y cálido en el alma nacional y no será con ultrajes a mi dignidad y a mi ética pública como podrán sacarme de la legitimidad de mi lucha por el Acuerdo Humanitario. Trabajaré incansablemente Para recuperar la esperanza. Por todo lo anterior y en ejercicio de mis derechos constitucionales y legales, le solicito la publicación completa de esta nota.

Atentamente,

Piedad Córdoba
Senadora de la República

Cierro este post citando un mensaje de una amiga, a propósito de esta carta de la senadora: que ella tiene todo el derecho del mundo a defenderse en un ambiente de respeto... ¡Y que conste, repito, que la tipa no es de mis querencias!

No hay comentarios.: