miércoles, enero 30, 2008

4 de Febrero NO AL SECUESTRO

En un país como el mío, atravesado por dramas nacionales, territoriales y personales, donde el colombiano quién sabe Dios cómo le hace para sonreír todos los días a pesar de las dificultades económicas y este conflicto interno que ya nos tiene cansados, la propuesta del 4 de Febrero para hacer una marcha nacional de protesta contra el secuestro de colombianos y extranjeros por parte de los grupos armados, ha provocado en el común de la gente las reacciones más disímiles y opuestas que uno pudiera imaginar.

A las bandejas de entrada electrónicas han llegado los famosos correos cadena, unos condenando la convocatoria en sí, otros adhiriendo, y otros realmente insultantes contra el que sea: la guerrilla, los paramilitares, la clase dirigente, uno que criticaba el circo que había sido la liberación de las tres víctimas hace poco, y como prueba irrefutable señalaba el buen peso de las liberadas, lo que llevaba al esquizofrénico de marras a expresarse diciendo que como ellas eran amigas de la guerrilla, las habían tratado bien...


En fin, un montón de correos desobligantes, fantasiosos y panfletarios. Pero lo curioso del caso es que haya generado semejantes reacciones, cuando uno pensaría que ya estamos acostumbrados a no conmovernos con nada por que la vida continúa adelante, tal como parece en el día a día cotidiano, en el que nadie comenta nada sobre el 4 de febrero. El mes pasado, el presentador jota Mario de RCN señalaba con fastidio que era una "jartera" el proceso de parapolítica abierto contra casi 50 congresistas, gobernadores y alcaldes, todos afectos al Presidente, como si fuera un fastidio enterarse que nuestros líderes electos democráticamente se hubieran sentado a manteles con criminales para recibir los dividendos de su macabro negocio.

Es que hasta ese tipo de noticias se volvieron eso, una noticia más, parte de las luces y parafernalia televisiva.

Por eso, a pesar de que no estoy de acuerdo con la mayoría de los contenidos de los correos cadena sobre el 4 de Febrero, me emociona saber que podemos conmovernos por el drama de los secuestrados que tienen en su poder los grupos armados ilegales. Si uno sufre horrores con la separación del ser amado, ¡Cuánto no han tenido que padecer estas personas, llevadas en contra de su voluntad a ser arrastradas como animales por la selva, alejadas de sus familiares y amigos por tratarse de trofeos de guerra, independientemente de qué tan flacos o gordos estén en el momento de la liberación!

El punto flaco de esta convocatoria es, en mi opinión, que solamente se circunscriba a un rechazo en contra de las FARC y del delito atroz del secuestro, cuando los demás grupos ilegales como el ELN o los paramilitares, han cometido el mismo crimen... y estos últimos han protagonizado sangrientas masacres a lo ancho y largo de nuestro pobre país.

Mientras escribo rápidamente esta entrada, la Asamblea Nacional de Venezuela ha declarado al Vicepresidente Santos "enemigo del acuerdo humanitario", Piedad Córdoba respondía en una entrevista que la figura del Presidente Chávez era irremplazable para el éxito del proceso de liberación, mientras el Presidente, más seguro por el respaldarazo recibido en USA y Europa para conseguir la intermediación humanitaria y el rechazo unánime a considerar siquiera sacar de las listas de terrorismo a las FARC, declara ante los medios que no solo se van a limitar a rodear militarmente los campamentos donde están retenidos los secuestrados, sino que promete enfáticamente que los vá a liberar...

Y en medio de todo, cuarenta personas retenidas hasta por diez años, encadenadas seguramente a esta hora al pie de un árbol, bajo la mirada vigilante de sus captores, son las inermes piezas del juego de poder establecido entre los grupos armados ilegales, el gobierno colombiano, el gobierno venezolano, la Unión Europea, USA... mientras a un lado los familiares de los secuestrados desesperados claman por concretar un acuerdo que les dé la certeza de recibir vivos a sus familiares.

Por eso, por que el valor de la vida humana se sobrepone a todas las demás consideraciones, sean cuales sean,

APOYARÉ LA MARCHA DEL 4 DE FEBRERO POR LA LIBERACIÓN DE LOS SECUESTRADOS Y EL REPUDIO CONTRA ESE CRIMEN HORRENDO.

No hay comentarios.: