lunes, octubre 22, 2007

¡Peligro: HaLloWeEn!

Debido a que esta fiesta es de inminente celebración, es urgente que conozcamos el significado y el origen de esta “inocente” fiesta que celebran nuestros hijos.

Trescientos años antes de Cristo, existió una civilización llamada los Celtas, que habitaban las Islas Británicas, Irlanda, Escandinavia y en general el oeste de Europa. Esta civilización celebraba el Año Nuevo el día que en nuestro calendario actual corresponde al 31 de Octubre, en el cual se realizaba una fiesta en honor al dios de la muerte llamado Samhain; por lo que la fiesta se llamaba “Festival de la Muerte”. Los habitantes de las tierras bajo fuerte influencia celta se encontraban dominados por una casta de sacerdotes paganos llamados druidas, quienes practicaban la brujería y ofrecían sacrificios humanos (preferentemente de niños) a sus dioses.

Los druidas acostumbraban a encender fogatas en el Halloween con el objetivo de protegerse de los malos espíritus, e iban ese día de casa en casa exigiendo toda clase de alimentos extraños para su propio consumo y ofrecerlo más tarde al dios Samhain. Llevaban consigo un gran nabo o calabaza huecos (turnip) al que le hacían caras grotescas, encendiendo velas dentro de ellos. Simbolizaban de esta manera el “espíritu maestro” del cual cada uno de ellos dependía para obtener sus poderes y conocimientos. El nombre de este espíritu era Jock. Al final del siglo XIX, los irlandeses introdujeron esta fiesta en América y le pusieron el nombre de “Jack O’Lantern”, que traduce “Jack, quien vive en la linterna” (para ver otros significados probables del origen de la tradición de la calabaza, ver este vínculo).

La Iglesia no tuvo éxito en erradicar estas fiestas paganas, por eso decidió “santificar” algunas de ellas, especialmente la Fiesta de la Muerte, entre otras cosas por la enorme importancia que tenía para la cultura celta. En el siglo VIII, el Papa Gregorio cambió la fecha de la celebración del “Día de Todos los Santos” del 13 de mayo al 1° de Noviembre. Esta fiesta en inglés se conoce como “All Hallowmass Day”, y la víspera se llama “All Halloween”, de la cual se deriva la voz de Halloween para la noche del 31 de Octubre.

Antón Lavey, autor de la Biblia Satánica, dice que de las tres fiestas más importantes que los satanistas celebran, la del Halloween es la más importante. Añade a su explicación que esa noche el poder satánico de los brujos y los ocultistas alcanza su máximo nivel. Es el año nuevo de la brujería y el satanismo. Aunque no creamos en estas cosas o no seamos parte de movimientos ocultistas, brujería o nueva era, celebrar esta festividad implica una “amistad” con el mundo de las tinieblas, de lo oscuro y del mal.

Solo se celebra lo que se admira o se quiere. No creo que nosotros admiremos al diablo, lo malo, lo feo, etc. Dios nos ama y no le agrada que celebremos fiestas que nos hacen daño. La inocencia al respecto no evita el daño espiritual que nos hacemos por practicar lo que a Dios no le agrada. Si tomamos un sorbo de veneno sin saberlo, por que el frasco dice que ese líquido es para divertirse, la inocencia sobre el contenido no nos evita envenenarnos, enfermarnos y morirnos. El daño que le hacemos a nuestros hijos no es solo espiritual, también psicológico, dado que se les dá permiso “legal” para rebelarse contra los adultos que no satisfagan sus peticiones. Esta afirmación la encontramos en el famoso estribillo triqui-triqui, proveniente de la voz inglesa trick or treat, que traduce truco o travesura. Recordemos que el estribillo advierte que si no se satisfacen mis demandas, efectúo alguna maldad en perjuicio de los demás:
“Triqui-triqui, Halloween
quiero dulces para mí
y si no me dás
te rompo la naríz
El Papa Juan Pablo II advirtió al mundo vía Internet acerca de los sacrificios humanos que los satanistas practican en esta “fiesta”. ¿Tenemos realmente conciencia del peligro al que exponemos a nuestros pequeños hijos? Como padres, somos responsables ante Dios por la vida de ellos. Así también, debemos atenernos a las consecuencias que sufran nuestros hijos, como rebeldía, temor, ira; por participar en cosas que desagradan a Dios, a quien tanto decimos admirar y respetar.

No en vano, en las emisoras emiten periódicamente anuncios de la Policía Nacional y el DAS advirtiendo sobre el peligro de secuestros, abuso sexual y asesinatos rituales, delitos asociados a prácticas religiosas satánicas, que aumentan en estos días. De nosotros depende, pues, tomar la decisión.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy Buena investigacion conceptos muy claros ideas bien expresadas solo queda la desicion de nuestra parte.Que todos tengan la oportunidad de tomarla y no de ser engañados por la ignorancia

Altayre dijo...

Es cierto, querido Anónimo. Pero también queda la determinación de los padres a proteger a sus hijos... y por sospecha se debería de todos modos hacer, como decimos en Colombia. Abrazos, y gracias por pasar por este blog.

Anónimo dijo...

Creo que la investigación está bien si no estuviera sesgada hacia el objetivo que pretende el autor. Artículo ompletamente manipulador y partidista

Altayre dijo...

Te agradezco tus amables palabras, Anónimo. Pero también quiero decir algo más sobre lo que me escribiste:

Este artículo lo he dejado con partido (o parcializado, como diríamos en mi tierra), porque opino que la fiesta del Halloween, desde mi perspectiva cristiana, es totalmente censurable por su contenido macabro y por su intención moderna de que "pasemos a nuestros hijos sobre el fuego" de sanguinarios dioses paganos.

Y en cuanto a los demás, ¡Este es mi blog! Así que la percepción de que es manipuladora mi entrada no vale, ya que tengo total libertad de escribir en mi blog sobre los temas que conozco y me gustan.

Pero igual, revisando lo escrito, no pretendo que el que lea esté de acuerdo conmigo. Me limito a comparar la festividad del Halloween con lo que la Biblia dice al respecto, y cada quien tomará la decisión que crea más conveniente.

En fin, te agradezco mucho en verdad tu comentario, y te espero en mi blog.

Anónimo dijo...

Oye, tu investigación está bastante interesante, pero creo que el hecho de celebrar el Halloween no implica tener amistad con grupos satánicos ni celebrar antiguos rituales celtas; creo que cada persona le da su significado a esta fiesta, ya sea el hecho de divertirse con los amigos al ver sus disfraces, o empalagarse de dulces hasta reventar.

Cuando se celebran estos eventos con motivos de diversión y socialización no tienen nada de malo, pese a que en un principio hallan sido creados con este fin.

Muy bueno tu blog, lo seguiré revisando.

Miguel.