miércoles, enero 31, 2007

Uribito y el Tercer Periodo

Como en un relamido cuento de hadas, o como aquella inacabable y ya cansona serie de "Harry Poters y la-pendejada-de-turno", se abre un nuevo e incierto capítulo en la más reciente tragicomedia colombiana, con nuestro súper héroe, cuasi-mesías, ¡Uribito!. A continuación, una breve reseña de cada una de las publicaciones que conforman la saga de este héroe nacional:



URIBITO Y EL ATAQUE DE LOS GUERREROS ROJOS. Uribito, hijo de prósperos agricultores y ganaderos antioqueños, sufrió en su tardía infancia -o adolescencia prima, como le dicen ahora-, la terrible pérdida de su padre y un hermano a manos del diabólico clan de los Guerreros Rojos -léase guerrilleros-, y cual Bruno Díaz, se ha dedicado a vengar su recuerdo a través de sus actos desde ese nefasto día, preparándose para afrontarlos en los montes y ciudades cuando sea grande.


URIBITO Y LA MALDICIÓN DE LAS BANANERAS. Uribito por fin ha creado a su alter ego, y este inicia su campaña liberadora. En medio de la convulsionada Antioquia, surge Álvaro Uribe Vélez, prohombre liberal, quien a través de su mandato político logra pacificar al departamento y recobrar la zona de las bananeras... Pero, en el prólogo de este número, un extraño Pájaro Azul con voz un poco ronca empieza su ascenso macabro derramando sangre en las sombras.


URIBITO Y EL CORAZÓN GRANDE. ¡Uribito vá al Congreso! Impávido y admirado asiste arrebolado al ascenso de Álvaro Uribe Vélez en este foro republicano... se lanza de cabeza a la carrera presidencial, después de que el Mago Azul Borrero le dijese por medio de extrañas visiones, que la profecía estaba a punto de cumplirse. No obstante, paralelo a estas increíbles revelaciones, el Innombrable, el Pájaro Azul, ha extendido su red de araña a lo largo del reino, y hasta el diabólico Clan de los Guerreros Rojos le han declarado una infructuosa guerra sin cuartel. Los Clanes Paisópolis y Calimía mantienen con sus recursos tenebrosos la espiral de la confrontación, mientras cuidan sus intereses... ¡Uribe gana! ¿Qué pasará?

URIBITO Y EL OSCURO PARAESTADO. La marca de los años se le notan a nuestro personaje. Sus objetivos, no del todo cumplidos, se estrellan contra la incomprensión de los nobles. El pueblo ya no le mira con cariño como antes, y el Clan Amarillo Polar junto con el Partido de los Magos Rojos, se unen para enfrentar a Álvaro en su campaña mesiánica. El Pájaro Azul ha muerto y el Segundo Mandato profético cae sobre las espaldas de Álvaro. Los hijos del Pájaro, el Innombrable, se entregan y desvelan el extraño reino construído en un universo paralelo del Reino.... En el ínterin, los Guerreros Rojos esperan, sonrientes, para contraatacar, aprovechando el estremecimiento del Reino ante el ataque del Paraestado, como se hace llamar el reino espejo del Universo Paralelo.

¡Y esta saga no puede terminar ahí! Ya el febril escritor de este éxito sin precedentes en nuestro país -si hasta el Nobel García le pide autógrafos-, está escribiendo otro número, del cual no ha dejado traslucir aún el temario. No obstante, a través de una charla insustancial que sostuvimos hace unos días, me confesó que estaba pensando alargar la trama y que en esta, el Reino sigue bajo el ataque del Paraestado, y que los Magos del Colegio Azul han encontrado el Tercer Fragmento perdido de la Profecía, en la cual dice que Uribito tiene que afrontar un Tercer Periódo, "sé que no es un argumento muy novedoso", me dijo, mientras chorreaba tinto por los carrillos de la emoción, "pero en esta ocasión voy a poner a Uribito en conflicto con su propia ansia de poder, ya que el reinado le ha hecho mella". Calla un momento y mira distraídamente la calle vacía, para reanudar su relato: "¿Recuerdas a Ciro, el Mago del Colegio Azul?" sin esperar mi respuesta, continúa "pues bueno, ese es supuestamente quien lanza la interpretación de ese fragmento. Todo tiene que terminar en un acabóse total, como en Cien Años de Soledad... lo estoy pensando todavía".

¡¡¡Dios nos libre de que ese número vea la luz realmente algún día!!!

Nota: Las caricaturas las bajé del sitio de Semana, de la sección Caricaturas; son autoría del genial Vladdo.

No hay comentarios.: